Buscador
cerrar

Todo lo que se esconde tras el vestuario de 'Feud'

Entre 25 y 30 cambios por capítulo en la serie del momento, un derroche estético para capturar el esplendor de los días de gloria del Hollywood clásico, con Bette Davis y Joan Crawford en pleno rodaje de '¿Qué fue de Baby Jane?'

Vicente Benavent
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
GooglePlus
Pinterest

Las verdaderas caras de esta historia
La primera de todas
¿Qué fue de Baby Jane?
Triunvirato glorioso
¿Que fue de Baby Jane?
Las actrices (de ahora)

Ver más imágenes

Feud: Bette and Joan es más que el meta-cine, es una doble pirueta y mortal con tirabuzón, todo en uno; así, a piñón. Cine por un tubo, de cuando Hollywood era una institución y los que por allí campaban dioses en el Olimpo del entretenimiento. En concreto, de cuando se admitió a trámite la propuesta y la Warner Bros dio luz verde a ¿Qué fue de Baby Jane?. Actrices interpretando a actrices que interpretaban a actrices. Y el verbo interpretar aquí debería ir sustituido por bordar, porque Susan Sarandon y Jessica Lange están perfectas dando vida a Bette Davis y Joan Crawford. Excesivas y rotundas, como lo fueron las primeras, actúan las segundas de vuelta a la palestra. Y el bucle de las coincidencias no para: actrices mayores de 50, premiadas y alabadas por crítica y público, de amplio registro pero escasas ofertas, frágiles y vulnerables de puertas para adentro, resueltas y altaneras de puertas para afuera; fieras y feroces dispuestas a hincarse el diente.

Porque de eso va Feud, de un rondo de cuatro bestias dispuestas a clavar uñas y agarrarse para no caer; porque el grupo vale el triple si actúa en conjunto. Actrices que no se soportan pero a las que merman las ofertas y afloran los años, un director anquilosado en películas mediocres y un productor que tiembla ante el reciente poder de la televisión, que arrasa con todo. Es el último acto, un golpe maestro orquestado para el cuarteto; morir matando. Ellas espléndidas en el papel, el director que patenta un lenguaje propio con el largometraje y el productor haciendo caja como la hacía antes. Realidad y ficción, entonces y ahora; suma y sigue. Un éxito en los 60, cuando se estrenó la película y un éxito ahora, con la serie que ha devuelto la cinta y la enemistad de las protagonistas a los titulares. Profesionales aunque no se soporten, aunque se repelan y no se aguanten. Desde la atalaya que les confiere a todos conocer el cine por dentro, sus inmensos egos y las palaciegas mansiones en las que guardarlos, no podría haber mejor frase que la última del guión de ¿Qué fue de baby Jane? para rematar y empaquetar esta mirada preciosista al cine por dentro: "¿entonces, todos estos años podríamos haber sido amigas?". Una serie, como una película, de obligado visionado. 

APP Bazaar Boton Siguenos en Facebook
Ver más articulos