Buscador
cerrar

Lo que no te cuentan de los 'superoutlets' americanos

Vaqueros de firma a 5 dólares, gangas para volver a casa con una maleta de más, primeras marcas a precio de mercadillo... La realidad no siempre cumple las expectativas en los outlets de Estados Unidos.

Sergio Cabrera
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
GooglePlus
Pinterest

welcomeimg
woodbury-common-premium-outlets-04
century-21-nycgo.com
Gulfort Premium Outlets en Mississippi
j-crew-sample-sale
dvf-sample-sale-line-chic-city-life-nyc

Ver más imágenes

Todos hemos oído alguna vez la historia del amigo de un amigo que volvió de Nueva York con media docena de pantalones Levi's comprados a precio de risa. O la de la cuñada de una amiga, que tuvo que comprar una maleta nueva en uno de los famosos outlets de Nueva Jersey porque no pudo dejar de comprar ante tanta ganga como veía ante sus ojos. Sin embargo, cuánto hay de realidad y cuánto de leyenda urbana en torno a estos macromercados del descuento. Desgraciadamente, más de lo segundo que de lo primero.

Si vamos a hacer una escapada corta, de menos de una semana, invertir un día en irnos de outlet no será una buena idea. Da igual que sea en la Gran Manzana o en alguna de las otras grandes capitales estadounidenses (Miami, Los Ángeles, Chicago...). Salvo que hayamos alquilado un coche, e incluso a veces teniendo nuestro propio medio de transporte, llegar puede ser tedioso y llevarnos bastante tiempo, más aun si dependemos de transporte público o de autobuses ofrecidos por los propios outlets. ¿Nos merece la pena dejar de visitar un día Nueva York por comprar ropa algo más barata? Lo más seguro es que no.

Los descuentos en sí también forman parte de una extraña nebulosa de leyendas y medias verdades. Sí, es cierto que es posible encontrar auténticas gangas, pero igualmente cierto que muchas veces se reducen a tallas muy concretas (y normalmente extremas, a lo grande o a lo pequeño). Y no menos real que, salvo que tengamos una vista de lince, dar con ellas obliga a invertir un buen tiempo en mirar los diferentes lineales y esquinas, mostradores, etcétera de cada tienda.

Como ocurre en los outlets de España, los productos de nueva temporada se mezclan con los de las anteriores, con descuentos muy variados e incluso con buena parte del stock creado en exclusiva para ese tipo de tiendas, es decir, que jamás ha pasado por las boutiques reales de esas marcas. Del mismo modo, el impacto del descuento en nuestro bolsillo no solo dependerá de lo que la firma haya decidido reducir el precio (que no siempre baja del 25%), sino también del mercado de divisas.

Hace años, cuando el euro se encontraba en su máximo esplendor con respecto al dólar, solo por el cambio de moneda, comprar un producto con descuento podía suponer incluso un 15% adicional más de ahorro. Actualmente, con ambas monedas casi igualadas, la realidad es que, en muchas ocasiones, el descuento que encontraremos en esos outlets es prácticamente el mismo que el que tendremos en los de España.

Al final, para comprar casi lo mismo, habremos dejado de disfrutar un día de paseos, museos, visitas... en una gran ciudad norteamericana. O, peor aun, para acabar comprando más caro. Es habitual que muchas tiendas en los outlets incluyan prendas de temporada o líneas exclusivas para outlets a precios muy parecidos a los de los comercios tradicionales. Si no tenemos muy claro lo que queremos y nos marcamos un precio tope, la posibilidad de que se nos cuele algún capricho es alta y, por tanto, el precio final de la compra también lo será.

Los propios expertos en compras apuestan por la cautela. Ni siquiera hace falta salir de la ciudad para encontrar buenos precios. Sylvie di Giusto, consultora de imagen para ejecutivos en la Gran Manzana, coloca como número 1 en su lista el Century 21 de Cortlandt St, a un paso del World Trade Center. Del mismo modo, la experta añade outlets en Long Island y otras ciudades periféricas del Estado de Nueva York, sin limitarse a los de Nueva Jersey.

Otra sorpresa no tan agradable en los outlets americanos es la poca originalidad de firmas presentes en ellos. Un porcentaje muy alto de ellas están presentes en España, y con precios muy parecidos. Centrarse solo en las marcas que aun no han dado el salto a nuestro país es una buena idea, pero aun así tampoco tienen por qué ofrecernos grandes descuentos o promociones. La ventaja, eso sí, es que nos dará igual si son de una o dos temporadas anteriores, en tanto que jamás habremos visto antes esas colecciones en la calle.

Para encontrar gangas reales en firmas de auténtica tendencia (y no en marcas especializadas en camisetas de algodón de cuestionable calidad), muchas veces hay que acudir a los mercadillos 'no tan' secretos de Manhattan.  Páginas webs como TheStylishCity.com y LazarShopping.com se han especializado en publicitar dónde y cuándo (muchas veces con apenas 24 horas de antelación o incluso menos) encontrar las ventas especiales de prendas de muestrario, escaparates, catálogos, showrooms... de las marcas que tienen su sede en Nueva York. Ahí sí que tendremos 60, 70 e incluso un 80% de descuento. Pero también hay 'peros', porque normalmente limitan a 5 prendas máximo por persona, habrá que hacer seguramente una cola de más de una hora y cumplir normas como no hacer fotos o no poder probarse la prenda.

Del mismo modo, las tiendas de segunda mano afloran por toda la ciudad y los barrios periféricos. Algunas pertenecen a ONG y asociaciones benéficas, y tienen auténticas joyas en sus percheros (del mismo modo que mucha ropa insustancial), pero en las tiendas sin ese trasfondo social sí que hay un mayor porcentaje de prendas increíbles a buen precio. Loveday31, en el barrio de Astoria (Queens), o Angela's (en la 2ª Ave) son un buen ejemplo, pero no los únicos.

Antes de decidir si ir o no, hagámonos unas preguntas:

  • ¿Nos merece la pena invertir más de medio día del viaje en irnos de compras?
  • ¿Hemos echado un vistazo antes en los outlets de nuestra ciudad para poder comparar precios y ver si de verdad tenemos o no un descuento que merezca la pena cargar con esa prenda a la vuelta?
  • ¿Disponemos de transporte o estamos pernoctando en un lugar que nos asegure no pasarnos más de hora y media en el camino?
  • ¿Sabemos qué firmas queremos ver de las que hay en el outlet y, a ser posible, dónde están localizadas para no perdernos en pasillos, plantas y áreas de ocio?

Si has contestado que sí a las cuatro, enhorabuena. Corre al mostrador de información, pide tu descuento especial de turista no residente en Estados Unidos (en algunas tiendas se puede llegar a ampliar el descuento entre un 5 y un 20%, pero no siempre en todos los productos o si no se llega a un mínimo de compra) y a disfrutar de las gangas. Si no, mejor piénsate dos veces si los outlets americanos son realmente lo que estabas buscando.

APP Bazaar Boton Siguenos en Facebook
Ver más articulos