Harper's Bazaar
Buscador

¿Qué le pasa a la moda con 'Star Wars'?

En diseño de moda, ¿se debe empezar copiando aquello que se ama para encontrarse a sí mismo? 'La guerra de las galaxias' es mucho más que meras reminiscencias y, en lo que a esto respecta, existe todo un abrigo legal a tener en cuenta.

Alejandro Bernad
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
GooglePlus
Pinterest

Moda es apéndice del cine. Cómo, si no, podríamos explicar que el vestido color marfil de La tentación vive arriba, ese que Marilyn Monroe amarra incansablemente cada vez que se la representa, se haya convertido en el octavo objeto subastado más caro del mundo. Un vestido que no se puede reducir a simples satenes, pues los 4,6 millones de dólares que le costarían a su comprador tienen más de historia que de tejido. 60 años han tenido que pasar para que se produzca tal proeza; no está mal.  20 años más joven pero igualmente madura es la estela que George Lucas sustenta y celebra este 2015. Él y todo su equipo de diseño de vestuario y caracterización. Todo lo aparecido en escena se convertía inmediatamente en objeto de culto. No se trata sólo del hechizo de la nostalgia, sino del hecho de que Star Wars dejó de ser hace muchos años una simple película para convertirse en un elemento cultural. Tal y como el peinado de la Princesa Leia o su bikquni dorado en El retorno del Jedi, por ejemplo. Star Wars no se puede medir en cifras. Si sólo los grandes almacenes en todo el mundo registraban en 2006 ganancias de más de 9.000 millones de dólares sumando ropa, vasos y juguetes, ¿qué pico se habrán llevado quienes imitan de forma menos evidente –y más opulenta– el ideal de Lucas? El resultado demostraría que merchandising y alta costura no son tan lejandos entre sí.

La saga no sólo no es ajena a la capitalización de oportunidades sino que vive de ello, así como los incontables diseñadores que también atienden a su imaginario. Una retroalimentación que, según dicen, comenzaría en 1982 con Issey Miyake y su kamiko, traje fabricado a partir del tradicional Shibori japonés. Siki Im, joven diseñador alemán, exhibía en su colección primavera/verano 2014 una clara reinterpretación del Jedi de George Lucas, vestido al más puro estilo de un samurái feudal. En ese mismo periodo de tiempo, Yohji Yamamoto presentó su primera colección Y's, y otros creadores nipones como el ya mencionado Miyake o la fundadora de Comme Des Garçons, Rei Kawakubo, comenzaban a gestarse un nombre a nivel internacional divagando sobre esta estética. Rick Owens, célebre por sus excentricidades dentro y fuera de pasarela, amontona innumerables evocaciones del jediismo en su extensísima memoria creativa. Su colección otoño/invierno 2014 es garantía de ello. Las hermanas Mulleavy, forófas empedernidas de la saga de Lucas, fueron un poco más lejos con sus propuestas del año pasado en su firma Rodarte. "¿Cómo no ibamos a homenajear a Star Wars? Estas películas representan para nosotras tiempos en los que cualquier cosa era posible", confesaban al Daily Mirror al término del desfile. Vestidos de seda hasta los pies con cristales de Swarovski bordados e impresiones de imágenes de archivo de Luke Skywalker, Yoda, C-3PO y R2-D2. Todo ello con la bendición de Disney y del creador de las famosas cintas.

Pero esta inspiración en dibujos clásicos no siempre goza de beneplácito. El pasado mes de junio, Bobby Abley reabría la veda. Inspiración si, que no serigrafía. Instruido por Jeremy Scott, quien se estrenó al frente de la dirección creativa de Moschino el pasado año mediante una colección plagada de referencias a la cultura de masas y a la comida rápida, Abley presentaba en la plataforma MAN de Londres piezas con mucho más que meras reminiscencias fílmicas. Personajes de La Sirenita y elementos desenterrados de otros clásicos infantiles cubrían parkas, bolsos y camisetas. ¿La polémica? Que existen límites. Lucasfilm, la compañía de cine fundada por George Lucas en 1971, ha presentado recientemente un escrito oponiéndose a la solicitud de que Empire Strikes Back, nombre que bautiza la segunda entrega de la saga, se convirtiese en una nueva y poco original marca de cerveza. Cuestiones de propiedad intelectual, ni más ni menos. "No es sorprendente que Lucasfilm sostenga numerosos derechos de autor y marcas registradas relacionadas con la franquicia de 'Star Wars'", acota The Fashion Law. A menos que se goce del permiso de Lucasfilm, Star Wars está vetado. "Lucasfilm tendría que demostrar que existe un riesgo de confusión por parte del consumidor para vencer la batalla legal. Ha de haber aprobación o patrocinio del uso de sus marcas".

A razón de Star Wars Episodio VII: El despertar de la Fuerza, nueva entrega con fecha de estreno pautada para diciembre de 2015, Adidas ha decidido lanzar al mercado una edición limitada de prendas basada en la famosa saga de George Lucas. La colección, que recibe el nombre de My Star Wars Superstar 80's, supone un anticipo para los acérrimos seguidores de Lucas, pues los modelos saldrán a la venta el próximo 4 de septiembre en Estados Unidos, tres meses antes de El despertar de la Fuerza. Los precios rondarán los 120 dólares. Pero también el fenómeno apunta a la belleza: Max Factor colabora con esta entrega en una edición limitada de productos de maquillaje inspirados en los personajes de la saga, reimaginados por su directora creativa Pat McGrath. ¿Hasta cuándo durara la fiebre?

Adidas: My Star Wars Superstar 80's
Max Factor para 'Star Wars'
Max Factor para 'Star Wars'
Preen Otoño/Invierno 2014
Alexander McQueen PreFall 2013
Rick Owens Otoño/Invierno 2013

Ver más imágenes

Comentarios

Condiciones de uso de este plug-in de Facebook
APP Bazaar
Boton Siguenos en Facebook

+ Tendencias

Ver más articulos