Buscador
cerrar

Primavera-verano 2016

Alexander Mcqueen

Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
GooglePlus
Pinterest

Laia Cenea

Sarah Burton está de vuelta a la belleza, al romance, a la fragilidad y a la naturaleza, a los instintos mismos de Alexander McQueen, tras un periodo un tanto aciago. Un esperado regreso a la sensibilidad y al preciosismo victorianos que ya predecía su exquisita colección Crucero. Burton retrocede hasta los orígenes mismos de la familia de Lee McQueen, inmigrantes hugonotes, protestantes perseguidos que vinieron de Francia para instalarse en Inglaterra y convertirse en los primeros artesanos de la seda del país. Lo único que traían en sus bolsillos eran capullos y semillas de flores que hicieron crecer en los jardines de Londres.

En una paleta suave de colores empolvados rota solamente por una combinación de blanco, rojo y negro, Burton entrega algunos de los mejores diseños de su carrera. Vestidos cortados a la altura de las caderas o a lo largo de los hombros, de cuello alto y manga larga; asimétricos, fruncidos, con volantes y plumas en cascada; femeninos, delicados, ligeros, y aunque pudorosos y castos, también sorprendentemente sexis y poderosos, sobre todo cuando superpuestos sobre pantalones. Burton se atreve entre medias con siluetas tubo y tejidos de malla, sastrería masculina, y vaqueros: tejanos rasgados y bordados con flores.

_ALE2190
_ALE2203
_ALE2211
_ALE2220
_ALE2230
_ALE2235
_ALE2245
_ALE2254
_ALE2264
_ALE2273
_ALE2283
_ALE2297

Ver más imágenes

APP Bazaar
Yde
Ver más articulos