Buscador
cerrar

Otoño-invierno 2015-2016

Balenciaga

Imprimir
Twitter
Facebook
GooglePlus
Pinterest

Si bien en sus dos temporadas completas al frente de Balenciaga, el equilibrio entre los instintos de Alexander Wang y el legado histórico de la maison, no han estado siempre compensados, de cara a la próxima temporada la balanza se decanta, o se quiere decantar, hacia el archivo. Wang ha tomado a las clientas de toda la vida como referencia para elaborar su colección más aristocrática hasta la fecha, si bien son aquí el fondo y la forma los que no están del todo equilibrados.

Wang saca, de entrada, la artillería pesada: abrigos de siluetas cocoon y chaquetas trapezoidales, bustiers de peplum, vestidos de cóctel, faldas globo, faldas lápiz, vamos, todos los tópicos de una casa de costura, a los que les da un giro rejuvenecedor y agresivo a nivel estilismo (bastas y duras botas planas, pendientes que son piercings, guantes atravesados por agujas metálicas, las mismas que utilizaba el maestro Cristobal para las probaturas) y una irreverente vuelta de tuerca en cuanto a texturas y acabados.  Así, sus piezas de tweed parecen haber sido grafiteadas con spray fluorescente, sus bordados y ensartados de cuentas simulan piel, su cuerda de seda barnizada con silicona crea la ilusión de la pluma de avestruz, su entramado de lúrex brocado hace las veces de astracán y el cuerpo metalizado de su salida final está hecho con cuchillas engarzadas. Una maniobra de subversión que no aligera necesariamente el peso del clasicismo original y no se presenta siempre igual de convincente.  

Balenciaga RF15 0005
Balenciaga RF15 0018
Balenciaga RF15 0033
Balenciaga RF15 0054
Balenciaga RF15 0070
Balenciaga RF15 0087
Balenciaga RF15 0104
Balenciaga RF15 0120
Balenciaga RF15 0136
Balenciaga RF15 0153
Balenciaga RF15 0165
Balenciaga RF15 0190

Ver más imágenes

APP Bazaar
Ver más articulos