Buscador
cerrar

Otoño-invierno 2015-2016

Alexander Wang

Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
GooglePlus
Pinterest

Laia Cenea

La última vez que Alexander Wang se subió a una pasarela fue para poner de largo su colaboración con H&M. De eso hace apenas tres meses, un periodo en el que le ha dado tiempo a lanzar al mercado una nueva línea de denim, ocuparse de su división de hombre, y cumplir con el obligado entretiempo, por partida doble también para Balenciaga. A la vez, y a todo esto, Wang se ha estado quitando de su deportivitis crónica y tecnologivitis aguda y empapándose de subcultura punk.  

Su paso al lado oscuro ha dado sí seguramente su colección más refinada y preciosista de las últimas temporadas, si no de toda su carrera. Heavy metal era el lema desde el que partía, y tecno los acordes que daban paso a sus primeros looks de trote basto y desgarbado por las botas de plataforma que lucen las modelos, entre ellas unas irreconocibles Kendall Jenner, Behati Prinsloo, Hanne Gaby Odiele y Anna Ewers. Musas convertidas en emos.  Los trajes de chaquetilla y pantaloneta dan paso a minivestidos silueteados, perforados y remachados por el único elemento decorativo que utiliza Wang en toda la colección, junto a paneles de terciopelo y cuero con aspecto de látex o alguna que otra cremallera. Esas pequeñas bolas metálicas no solamente pespuntean cuellos, sisas, dobladillos y solapas en chaquetones de triple botonadura y cárdigans tipo batín, sino que le sirven al diseñador para jugar con las texturas y crear tejidos con aspecto de jirones.  

El repertorio de prendas es tan rico y variado como limitada la paleta cromática, reducida al negro y solamente rota por cuatro pases que muestran abrigos de cuadros rojos, parkas y bómbers de acabado metalizado y jerséis en color perla combinados con vaqueros de efecto deslavado. Tampoco hacían ninguna falta.  

Cuando presentó su colección Pre-fall 2015, Alexander Wang introdujo una serie de vestidos largos pensados para la noche, según comentó, a petición de  aquellos retailers que llevan tiempo reclamándole una línea más de fiesta. En este sentido Wang sigue explorando esa vía a través de faldas de silueta más larga y fluida. Casi se pone romántico sin perder de vista el mood gótico. El contrapunto sexy lo ponen sus vestidos transparentes de malla metálica ajustados vía corsé a un cuerpo que por fin se deja ver. Brooke Candy y Nicki Minaj, sentadas en la primera fila del desfile junto a Kim Kardashian, seguro que los defenderán con las curvas y la contundencia que merecen.

Alexander Wang RF15 1941
Alexander Wang RF15 1953
Alexander Wang RF15 1962
Alexander Wang RF15 1977
Alexander Wang RF15 1990
Alexander Wang RF15 2004
Alexander Wang RF15 2023
Alexander Wang RF15 2034
Alexander Wang RF15 2051
Alexander Wang RF15 2065
Alexander Wang RF15 2087
Alexander Wang RF15 2104

Ver más imágenes

APP Bazaar
Ver más articulos