Harper's Bazaar
Buscador

10 tendencias inapropiadas que hemos convertido en convencionales

Recopilamos todas esas tendencias que ahora vemos habitualmente por la calle y que incluso nos ponemos normalmente, pero que en otro tiempo, y no hace demasiado: nos parecían completamente fuera de lugar.

Laia Cenea
Imprimir
Enviar
Pantalla completa
Twitter
Facebook
GooglePlus
Pinterest

Cada temporada hay un buen puñado de tendencias que, a priori, descartamos porque nos espantan o porque intuimos que nos va a dar vergüenza llevarlas. Esas que juramos que no nos pondremos nunca aunque salten rápidamente de la pasarela a la calle a través de las prescriptoras de estilo. Las mismas que nos venden como fórmulas que al final acabarán calando en determinados contextos, por muy impropias que se nos presenten de entrada (¿en serio podremos enseñar la tripa en la oficina o en una boda y no pasará nada? ¿y llevar una camiseta blanca sin sujetador y no parar el tráfico?).

Y es que como en todo, a fuerza de que otras abran camino y se atrevan primero, poco a poco nos acostumbramos tanto a verlas que dejan de extrañarnos hasta el punto de que ya no nos da reparo atrevernos con ellas, y de repente, sin saber cómo: acabamos dándolas por buenas. A las zapatillas les han bastado menos de cinco temporadas para convertirse en el calzado estrella que antes nunca hubiéramos imaginado calzando en el trabajo o llevando a un evento de etiqueta combinadas con un vestido de fiesta. Lo mismo pasa con los pantalones rotos, los dos piezas estilo pijama, la ropa de deporte y sí: también las chanclas.

Enseñar sistemáticamente el ombligo
Presentarse en una fiesta con zapatillas
Dejarnos los pantalones en casa
Brillos de día
Salir a la calle en pijama (o con camisón)
Ir sin sujetador

Ver más imágenes

Categoría: Influencers

Comentarios

Condiciones de uso de este plug-in de Facebook
APP Bazaar
Boton Siguenos en Facebook

+ Tendencias

Ver más articulos