Harper's Bazaar
Buscador

Rihanna y la moda: una relación de amor-odio

La princesa del pop juega a dos bandas, un día sorprende con un 'look' que fascina y a la mañana siguiente con otro que causa espanto.

Vicente Benavent
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
GooglePlus
Pinterest

Desde el momento en que irrumpió en un desfile para Dean y Dan Caten de Dsquared2, el flechazo entre la moda y Rihanna no ha parado de crecer; tanto dentro como fuera de las pasarelas. Las firmas la adoran y anhelan una porción de su magnetismo, porque lo que Rihanna toca, se pone o canta se convierte en éxito viral en un abrir y cerrar de ojos. La súper estrella de Barbados tiene un poder de atracción mágico. Y primero fueron las campañas –de Gucci, Armani, Balmain, etc– con ella como modelo, pero ahora el joint venture va un paso más allá y lo que demanda es su criterio, como en la colaboración con Manolo Blahník o la colección de ropa deportiva para Puma. Pero esta moneda tiene dos caras, y si un día los altares de la moda se rinden a sus encantos, a renglón seguido debería ser expulsada del Paraíso por atreverse con semejantes fechorías. Rihanna encarna los mejores y los peores looks con la misma facilidad. Tiene el arte de ofrecer en todo dos versiones, una para el recuerdo y otra para el olvido. Y si no, a las pruebas.

La gala del Met que no
El Met que sí
Un vestido blanco que no
Un vestido blanco que sí
El denim así no
El denim así sí

Ver más imágenes

Comentarios

Condiciones de uso de este plug-in de Facebook
APP Bazaar
Boton Siguenos en Facebook

+ El estilo de

Ver más articulos