Buscador
cerrar

Veronika Heilbrunner: la calle es suya (e Internet también)

Primeras filas de desfiles y fotógrafos a pie de pasarela la avalan. Instagram (125K seguidores mediante), también. La alemana, modelo y editora, se ha ganado con la experiencia el respeto de una industria que maneja al dedillo.

Celia Cuervo
Imprimir
Twitter
Facebook
GooglePlus
Pinterest

Veronika Heilbrunner

© Fotografía de Pablo Zamora. Estilismo de Beatriz Moreno de la Cova.

Mis padres no entendían por qué, siendo adolescente, necesitaba ese par de vaqueros o ese jersey en concreto, y yo odiaba suplicarles, así que empecé a trabajar en una floristería para poder comprarlos sin pedir permiso a nadie”. Esta es la primera confesión de Veronika Heilbrunner frente a una taza de té en un céntrico hotel madrileño. Y no será la última. La popular estrella de las redes sociales alemana (nacida en Múnich, no pregunten en qué año) está de paso por la capital para celebrar la inauguración del nuevo buque insignia de Mango, junto a un selecto escuadrón de mujeres influyentes de la moda internacional. A ella no le faltan seguidores, desde luego (reúne más de 100.000 en su perfil de Instagram), pero su romance con esta industria, a diferencia de muchas de sus colegas, viene de antes del like.

Intentar hacerse un hueco como modelo (su 1,83m de altura era una buena carta de presentación) fue una primera opción, que descartó desde muy joven porque, dice, era muy insegura. “Así que decidí que quería ser editora. Cuando, de pequeña, descubrí que había una profesión como esa hojeando las revistas de mi madre, aluciné. Me pasaba el día soñando con prendas y cómo combinarlas y entendí que eso, a gran escala, era un trabajo”, cuenta. Tras enlazar varios periodos de prácticas en distintas publicaciones, consiguió un puesto en el gigante del lujo online MyTheresa.com. Pasó después por la edición alemana de esta misma cabecera hasta que, hace dos años, se decidió a dar el salto definitivo y creó, junto a su amiga Julia Knolle, su propio webzine de moda, Hey, Woman!, un portal dirigido a mujeres mayores de 30 años cuyos contenidos van desde el último grito indumentario hasta los beneficios del yoga.

Veronika Heilbrunner

© Fotografías de Pablo Zamora. Estilismo de Beatriz Moreno de la Cova.

De alcance mediático –sola o en compañía de su pareja, Justin O’Shea, con el que forma uno de los tándems más poderosos de la moda actual–, el de Heilbrunner es, desde hace ya varias temporadas, uno de los estilos más esperados en las calles de París, Londres, Nueva York y Milán. La atención se la ganó a golpe de personalidad, cuando el estilo de la calle empezó a poner su objetivo en el no tan sencillo arte de trenzar costura con piezas básicas, que ella domina a la perfección llevando las zapatillas por bandera. “Gracias al street style la moda es, hoy por hoy, un negocio así de grande. ¡Hasta las publicaciones amarillistas le dedican una sección! Hace 20 años era algo muy especializado, y ahora... Es un momento emocionante”, dice.

Este fenómeno del que es protagonista se mueve al mismo ritmo vertiginoso que la industria a la que pertenece y la lleva a viajar constantemente. Eso sí, su sede vital, al contrario de lo que se pudiera esperar, está en Berlín: “Es más barato que Nueva York o Londres; está lleno de gente joven y no dejan de pasar cosas. Tengo la sensación de que allí prefieren trabajar en lo que les gusta antes de en lo que más dinero da, y esa es una filosofía que me encanta. Puede que en moda aún no haya mucha actividad, pero sí que me aporta más cultural o artísticamente”.

Veronika Heilbrunner

© Fotografías de Pablo Zamora. Estilismo de Beatriz Moreno de la Cova.

Su armario está lleno de tesoros dignos de coleccionista, igual que cuando de pequeña quería una pieza con demostrativo delante. De Erdem o de Christopher Kane, dos de sus firmas favoritas (“Me gustan porque son fieles a su sello personal y se vuelcan en él”), pero también de otras casas a las que apoya por el momento especial que disfrutan, como el Loewe de Jonathan Anderson o el Gucci de Alessandro Michele. “Y Vetements, ¡claro!”, añade rápidamente, casi irónica. ¿Cómo iba a olvidarse, en 2017, del movimiento Gvasalia? “Es una locura y me chifla, a pesar de que acabe cansada de ver unos vaqueros o unas botas por todas partes. Son tendencias muy marcadas, y eso también es interesante, estudiar esa prenda que lleva todo el mundo”, reflexiona. Ella, cuyos iconos bailan entre los muy musicales apellidos Richards, Palin o Birkin, prefiere apostar por un estilo propio antes que por el cúmulo de tendencias sin ton ni son, aunque no resta importancia a quienes piensan distinto: “Ese perfil tan marcado de comprador se gasta el dinero en todas esas piezas que se ponen de moda, y me parece genial. ¡Necesitamos a toda esa gente para que esto siga girando!”.

Veronika Heilbrunner

© Fotografías de Pablo Zamora. Estilismo de Beatriz Moreno de la Cova.

APP Bazaar Boton Siguenos en Facebook
Ver más articulos