Buscador
cerrar

Trucos para visitar Australia sin morir (ni arruinarse) en el intento

Al otro lado del globo nos espera un país tan fascinante como caro para nuestros bolsillos. Para que el viaje resulte increíble, nada como ir preparados para lo que nos espera...

Sergio Cabrera
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
GooglePlus
Pinterest

Cambio de estaciones, incluso dentro del propio país
Centrarse en un área
Si viajamos en coche, a lo apocalipsis nuclear
La Ópera, mejor de lejos
Vuelos internos, mejor encadenados en la misma reserva
La tarjeta de transporte público, cuanto antes

Ver más imágenes

Lo primero que sorprende de Australia es lo increíblemente lejos que está. Sí, parece una obviedad, en tanto que ya sabemos que debemos cruzarnos todo el planeta, pero uno no toma conciencia de lo increíblemente lejos que se encuentra, y de lo gigantesco que es el país, hasta que no tiene que llegar a él (máxime si, como prácticamente la gran mayoría, desembarca en Sídney o Melbourne, en el sureste). No es de extrañar, por tanto, que no haya australiano que no recomiende una parada con noche incluida antes de llegar.

Una vez aterricemos, nos encontraremos ante una versión más naif y hippy de la Europa anglosajona, tamizada por el sol, el surf, una multiculturalidad en la que el Sudeste Asiático tiene mucho que decir y un estilo de vida tranquilo y con muchísima calidad. Y todo ello, desgraciadamente para nuestros bolsillos españoles, a un precio bastante elevado. Si para cualquier viaje hay que ahorrar, en el caso de Australia, que sea triple. No ganaremos para sustos cuando convirtamos los precios en euros...

Pero es posible recorrer Australia sin caer en la ruina, así como sin ser mordido por alguna de las cientos de especies autóctonas a cuál más peligrosa. Solo hay que seguir ciertos consejos (¡¡¡no olvidemos el adaptador para enchufes australianos!!!) y trucos, como estos.

Etiquetas: Cultura
APP Bazaar Boton Siguenos en Facebook
Ver más articulos