Harper's Bazaar
Buscador

Si eres madre (o padre) lo estás haciendo todo rematadamente mal

¡Cómo se te ocurre olvidar el pelo de unicornio para la clase de Ciencias! 

Deo Aguilar
Imprimir
Twitter
Facebook
GooglePlus
Pinterest

Si eres madre (o padre) lo estás haciendo todo rematadamente mal

Uma Thurman en la película Motherhood.

No tengo ni puñetera idea de criar a mis hijos. Ni yo ni mi marido. Esto es un problema muy grande, se ve que el mundo entero sufre por la vida de mis niños. Y nos lo hacen saber cada día. De una forma u otra, a diario, alguien nos dice lo rematadamente mal que lo hacemos. Un abuelo, una vecina, una profe o uno de esos gurús que se ganan la vida precisamente con eso, con meter mal rollo a los padres: lo hacemos todo fatal. 

Si tienes hijos, ya habrás experimentado esa sensación de ser un total inútil. No disimules, antes de escribir este artículo he hecho un cociencudo trabajo de campo y he comprobado que sólo hay un grupito que se salva: las madres y padres perfectos. Muchísimo peores que los gurús, ellos son el gran grano en el culo de la maternidad (y paternidad, por favor, a partir de ahora escribiré sólo como madre, pero que quede claro que los padres lo hacéis igual de fatal).

Esta es una bonita lista de cosas que, como progenitoras incapacitadas, hacemos espantosamente mal:

1-No sabes parir

Con el parto la cosa no alcanza los niveles de lokiconsejos que una tiene que aguantar cuando ya ha nacido la criatura. Pero casi.

Si quieres usar la epidural, "tú estás loca, te puedes quedar paralítica". Eres una floja.

Si no quieres que te la pongan, "eres una descerebrada troglodita que va de valiente".

Y ojo si vas a parir en casa: estarán a un pelo de llamar a los servicios sociales para salvar al bebé de un futuro negro junto a la loca de su madre. Aún no lo has parido y ya lo quieres matar.

2-No sabes alimentarlo

Da igual que le des el pecho o biberón, tu hijo no estará nunca bien alimentado para los guardianes de la maternidad. Si es delgadito, este crío está muerto de hambre siempre. Si es gordito, te estás pasando, así están todos los niños de ahora obesos.

 

via GIPHY

3-Demasiados brazos

Normal que llore, si lo tienes acostumbrado a los brazos. Se ha caído y tiene un corte en la cabeza más profundo que la Garganta del Diablo y tú vas y lo coges en brazos. Menudo mimado, crecerá blandengue, sin carácter, no sabrá lo que es la frustración, no sabrá luchar en la vida. Y todo porque tú no dejaste que se desangrara y lo aupaste en brazos. Lo malcrías. Ya te vale.

4-Duerme en vuestra cama

Si es un bebé, eres una asesina de niños, lo asfixiarás cualquier noche. Si tiene más de un año: no lo sacas de ahí ni en su noche de bodas.

5-Duerme en su habitación

Y es sólo un bebé de tres meses. No sé cómo puedes dormir tú sin tenerlo cerca, eres una despegada.

6-No sabes vestirlo

Este niño va desabrigado. Y lo llevas con siete jerséis, cinco mantillas y siete gorros. Pero ellos lo saben: morirá de hipotermia.

 

via GIPHY

7-¡Eres madre trabajadora!

¿Y con quién dejas a los niños? Lo mejor de todo es que al padre esa pregunta no se la hacen JAMÁS.

8-¡Los llevas a la guardería!

Nacerán taraditos emocionales. Criaturas, les falta amor porque su madre es una madre desnaturalizada y despegada que necesita ir todos los días a trabajar.

9-¡Los llevas al McDonalds! ¡Comen pizza todos los viernes!

Llamen inmediatamente a la Gestapo de la maternidad y detengan a esta descerebrada envenenaniños.

10-¡Les dejas ver la tele!

Cómo se te ocurre aprovechar ese rato de descanso (celestial) para dormir la siesta o tener (un poquito) de sexo (rápido) con tu marido. Cómo se te ocurre dejar que la tele haga de niñera, cómo se te ocurre engancharlos para toda la vida a la caja tonta. De la tele al pico de heroína sólo hay un paso.

11-¡Les gritas!

Parece mentira que maltrates de esa manera a tus hijos. Debería darte vergüenza, con lo encantadores que son y lo fáciles de llevar que parecen. Qué poca paciencia tienes. Tus chillidos les van a crear una tara emocional y acabarán adictos al Prozac. 

 

via GIPHY

12-Olvidas cosas

Olvidaste firmar la autorización para la excursión al Everest de hoy y comprarle el pelo de unicornio que han pedido para Ciencias. Te ponen un Muy Deficiente por mala madre y encima amnésica.

13-Te marcas un Samanta Villar

Y dices que no eres más feliz que antes de tener niños. Prepárate para morir en la hoguera.

14-Te marcas un Soraya 

¡Te has ido a cenar sola con tu marido recién parida! ¡Madre mía, yo soy incapaz de separarme de mi bebé de sólo una semana de vida! ¡Eso no es natural! ¡Al paredón de las madres!

15-Te la suda lo que digan los demás

Con todo lo que ellos se preocupan por tu hijo y a ti te da igual. Con lo buenas personas que son, con todos los consejos que te regalan a diario, y a ti te la trae al pairo.

Porque al final, con todo lo mal que lo haces, el grito de tus hijos es la más fuerte y poderosa recompensa a toda tu imperfección. Y te lo chillan a menudo, siempre que les entra el arrebato de amor (sobre todo si estás en el cuarto de baño): ¡Eres la mejor mamá del mundo!

Y tú sabes que no es cierto, pero tampoco pasa nada. Crecerán bellos y buenos, a pesar de ti.

Cosas que me hubiera gustado saber antes de ser madre

Haz con tu lactancia lo que te dé la gana

Yo también soy una madre arrepentida

¿Se puede tener un hijo favorito?

Carta a una hija de su madre feminista

¿Se puede querer más a otra persona que a tus hijos?

¿Por qué tenemos hijos?

Cosas que dirías a esa persona que perdiste

APP Bazaar Boton Siguenos en Facebook
Ver más articulos