Buscador
cerrar

Pan, una relación de amor y odio en la mesa

Algunos restaurantes lo veneran hasta convertirlo en un plato más. Otros, en cambio, lo eliminan del menú y no dejan ni las migas. ¿Es necesario decantarse?

Sergio Cabrera
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
GooglePlus
Pinterest

Maaemo
DiverXO
Sucede
Atera
Reale
Spoonbar

El mundo de la gastronomía está lleno de decisiones: ¿dulce o salado?, ¿chocolate o sorbete de limón?, ¿con cebolla o sin cebolla?... Muchas de ellas, además, no permiten medias tintas, o estás conmigo, o contra mí. Y, por si fuera poco, una nueva moda aparece en el panorama culinario, y lo hace con bicefalia: la loa al pan y el destierro más absoluto.

Al mismo tiempo que cada vez más cocineros prefieren descartar cualquier tipo de pan en sus menús, los hay que convierten a sus bollitos en un plato por sí mismo. Por un lado, los que defienden los sabores de los platos preparados y evitar llenarse el estómago de pan. Por otro, los que entienden este alimento como todo un arte que merece un hueco destacado, y no solo un acompañamiento o un aperitivo empapado en el mejor aceite.

Ambos extremos pueden ser irreconciliables pero, ¿tenemos que elegir bando? Unos y otros nos ofrecen la oportunidad de relamernos del gusto, y los auténticos sibaritas no decimos que no a estos restaurantes en los que el pan brilla por su ausencia o por ser la estrella del menú.

APP Bazaar Boton Siguenos en Facebook
Ver más articulos