Harper's Bazaar
Buscador

Myeong-dong, la calle con más tiendas de cosmética del mundo

Está en Seúl y no hay amante de la cosmética que no desee perderse por ella. La concentración de marcas es tal que resulta imposible no dar con todo tipo de productos.

Sergio CabreraFotografás de Diez Dracmas
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
GooglePlus
Pinterest

Corea se ha convertido en una de las grandes potencias mundiales de la cosmética. Las cifras que maneja el mercado de la belleza en el país asiático son apabullantes, con ventas que superarán este año los 13.000 millones de euros, según datos de Mintel. La mitad de ellas, exclusivamente en cremas faciales (el maquillaje supone algo más de 2.300 millones de euros). La tendencia es, además, al alza, con una competencia feroz que ayuda a que se mantengan los altos estándares de calidad de las principales empresas cosméticas, como Amore Pacific, LG o Kolmar. "El mercado se mantiene en auge porque los coreanos no dudan en probar nuevos productos y las firmas necesitan de innovaciones constantes para mantener sus ventas", explican desde Mintel.

El mismo informe reveló que las coreanas gastan en maquillaje más del doble que la media del resto del planeta. Y uno anterior ya confirmó que los chicos coreanos son responsables de la compra de casi la mitad de cosmética masculina en todo el globo. Así, no es de extrañar que sea casi imposible saber cuántas firmas hay en Corea del Sur, con cada vez más marcas nicho buscando un segmento que las grandes casas controlan férreamente; y sin olvidar que las firmas internacionales norteamericanas y francesas también quieren su pedacito de tarta.

IMG_20170724_105738

En Myeong-dong (Seúl), prácticamente todos los locales son tiendas de cosmética.

Es del todo imposible moverse por Seúl sin toparse con una tienda de cosmética. En los pequeños locales de las estaciones del metro y los intercambiadores, en las calles comerciales, pero también en las más pequeñas y alejadas de las avenidas. No faltará jamás una posibilidad de hacerse con una hidratante, un tratamiento contra el exceso de sudor por la humedad (que ahora en verano es el gran enemigo a batir) o todo tipo de maquillajes. Sin olvidarnos, claro de las mascarillas.

Sin embargo, hay un rincón del centro de Seúl que sigue siendo la Meca de la belleza, tanto de Corea como del planeta. Y es que no hay lugar en el mundo que se pueda comparar con Myeong-dong, la calle comercial con más tiendas de belleza por metro cuadrado. De hecho, en sus poco más de 300 metros se pueden contar con los dedos de las manos las grandes tiendas de moda o restaurantes, que se conforman con las paralelas y aledaños, conformando entre todas un templo del cuidado cosmético.

No es difícil encontrarla, en tanto que hay una estación de metro con el mismo nombre (línea 4), así como se encuentra relativamente cerca de lugares muy turísticos como el renovado Ayuntamiento de la capital coreana, el palacio Deoksugung o la puerta de Sungnyemun Ogeori, una de las más improtantes aun en pie de la antigua muralla. Tomar la salida 6 de la estación de Myeong-dong ya nos permite empezar a andar de sur a norte la calle. Marcas como Nature Republic, Etude House, Missha, Tony Moly, Skin Food... será de lo primero que veamos. Y, sí, antes de llegar a la estación de Euljiro 1-ga (línea 2), que marca el final de la calle al norte, las volveremos a ver más de una vez (y siempre llenas de clientes).

IMG_20170803_141433

Los expositores de maquillajes están repletos de probadores y se cuida mucho el orden en el que se colocan los productos.

Una de las ventajas de decantarse por Myeong-dong es que, a diferencia de otras zonas de tiendas en otros distritos de Seúl, aquí es casi seguro que siempre tendremos la posibilidad de ser atendidos en inglés (lo que en Corea puede llegar a ser desesperante algunas veces). Y como no está pensada para el turismo, como sí ocurre con la calle peatonal de artesanías de Insa-dong, los precios son los mismos que en el resto del país, es decir, bastante baratos.

La gran mayoría de las firmas coreanas tienen precios muy ventajosos para sus productos, al pertenecer la gran mayoría a gamas medias. Además, no faltan ofertas ni, mucho menos, variedad para elegir. A las coreanas les encanta probar cosas diferentes, de ahí que de muchos productos se pueda elegir casi siempre entre más de cuatro o cinco fragancias o aromas, extractos de frutas e incluso presentaciones de packaging (y todo ello sin contar con las mil y una mascarillas). Si queremos hacernos con las firmas de gran lujo, en cambio, será mejor acudir a los grandes almacenes Lotte o Shinsegae, entre otros, que están a un paso.

Una buena idea es ir sin prisa, entrar en las diferentes tiendas, curiosear, probar y oler los productos. Con cada una de las compras nos darán diferentes muestras gratuitas, por lo que la bolsa se llenará mucho más de lo que pensamos. No faltan productos en tamaños pequeños, perfectos para la maleta de mano, y con ellos también hay muestras. Por poco más de 30 € tendremos casi asegurado el hacernos con más de siete productos de cosmética, y el maquillaje no difiere mucho (eso sin contar los muchísimos productos paralelos para las uñas, como pegatinas).

Además tendremos la posibilidad de hacernos con envases de lo más divertidos, con caras de animales, formas de frutas, etc. "Normalmente, me llevo un bolso extragrande o una mochila para llevarme a casa todo lo que compro en Myeong-dong", dice Charlotte Choo, bloguera de belleza de origen coreano y autora de 'Secretos de belleza coreanos' (Planeta).

En Myeong-dong los clientes son sobre todo coreanos, no es una zona para turistas.

Como seguramente tendremos hambre, basta con levantar la vista un poco. Al igual que en otras grandes ciudades asiáticas, en Seúl las tiendas no se limitan a las plantas a pie de calle. La segunda, tercera e incluso cuarta planta de muchos de los edificios de la calle y alrededores están llenos de restaurantes (más baratos en muchas ocasiones que los que sí están en las plantas bajas), e incluso también los hay en sótanos. Comer auténticas recetas coreanas por menos de 5 € por persona (bebida no incluida, pero se puede beber agua) es más que posible, solo hay que fijarse antes en los precios. Un dato curioso: el café, al que son adictos en Corea, vale muchas veces más caro que un rollo de kimpab (el maki coreano) o la mitad que una comida completa, por lo que casi será mejor comer bien que 'un café con tarta y listos'.

Un amante de la cosmética no puede dejar de visitar Myeong-dong. Allí es posible estar horas y horas, de tienda en tienda, por lo que más vale no ponernos demasiados planes ese día, o dejarlos para la primera hora, ya que no abren muchas de las boutiques hasta las 10 h. "Yo me reservaría tres o cuatro horas mínimo", explica Charlotte Choo. De todos modos, cierran tarde, por lo que tendremos bastante tiempo incluso si queremos ir después de comer (aunque es cuando está más masificado porque, a partir de las 17 h., coincide con la salida del trabajo y son muchos los coreanos que deciden hacer algunas compras allí antes de ir a su casa). Sea como fuera, la experiencia será inolvidable... y nuestro tesoro, toda una joya.

IMG_20170724_103324
IMG_20170803_141340
IMG_20170724_110450
IMG_20170803_141859
IMG_20170724_105008
IMG_20170724_105601

Ver más imágenes

Etiquetas: Belleza
APP Bazaar Boton Siguenos en Facebook
Ver más articulos