Harper's Bazaar
Buscador

¡Alerta, tendencia! El auge de las cremas líquidas

Con una textura híbrida, entre la loción y el fluido, promete ser muy ligero y fresco sin comprometer la correcta hidratación de la piel.

Mamen InfanteFotos: Cortesía de las marcas
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
GooglePlus
Pinterest

Como últimamente pasa con casi todo lo que se refiere a un game changer de la cosmética (que es como los expertos en marketing llaman a los conceptos que vienen a agitar un poco el mercado), el tratamiento facial líquido es una tendencia que viene de Oriente. Si bien Japón la ha defendido desde tiempos ancestrales en su sistema de doble hidratación, han sido las coreanas quienes han democratizado este nuevo formato, incluido en su ya re-sabido ritual de de belleza de veinte pasos.

El tratamiento líquido, que abre el mercado en Occidente de la mano de Lancôme y su producto Énergie de Vie, promete ser tan hidratante como una crema y tan concentrada como un serum, además de tan ligero y fresco como un fluido. No es la primera vez que se escucha este concepto, aunque se tratara de emulsiones un poco más viscosas que ésta y no tan transparentes. A poco aficionado que se sea al mundo de la cosmética, nadie puede olvidar la mítica Emulsión Ecológica de la marca Sisley. Sin saber descifrar si se trata de una crema hidratante, de una loción o de un suero, es cierto que ha convencido ya a dos generaciones de mujeres y hombres que no pueden vivir sin su maravillosa textura. También ultra-fluida, casi líquida, es la crema Dramatically Different de Clinique, otro clásico de la belleza. En dos texturas, para contentar a pieles secas y a pieles grasas, ambas responden a la fantasía de un tratamiento facial que no haya que untar ni calentar antes de aplicar.

¿POR QUÉ AHORA LO QUEREMOS LÍQUIDO?
La aparición de productos de tratamiento líquidos podría deberse al triunfo de las esencias, cada vez más enriquecidas con ingredientes que retienen la hidratación y contribuyen a un mejor mantenimiento del agua en las capas superficiales, que es lo que consigue que la piel parezca más jugosa y, al tiempo, esté más protegida contra los agentes agresores del medio ambiente. Estas esencias forman parte del ritual japonés de doble hidratación, que se completa con un fluido, más o menos denso, dependiendo del tipo de piel que vaya a usarlo. Desde la firma japonesa Kanebo lo explican así: "La doble hidratación es el paso que equilibra el pH de la piel después de haber realizado la limpieza. En el caso de las occidentales, se suele aplicar un tónico pero las japonesas prefieren utilizar una loción equilibrante para ayudar a preparar el rostro para el tratamiento de hidratación que se aplica a continuación". Dicho todo esto, antes de elegir una textura u otra, y para no caer irremediablemente en las redes del marketing, se hace necesario conocer las diferentes texturas bajo cuya forma se puede presentar un cosmético hidratante. Del tipo de piel, el gusto y el entorno derivará la mejor elección.

TEXTURAS PARA TODOS
El Dr. Juan Arenas, asesor médico de la marca Eucerin nos saca de dudas: "Una crema es una emulsión o mezcla de dos o más componentes líquidos que no son solubles entre sí (agua + aceite), pero que por acción mecánica (agitación) generan una unión especial. Su textura es suave y untuosa, y está indicada especialmente para las pieles con tendencia seca, que pueden volverse rugosas y sufren sensación de tirantez. Esta textura es ideal para proteger la piel en el invierno y adecuada también para pieles expuestas a entornos muy secos debido, por ejemplo, al aire acondicionado, la calefacción, etc.". Pero no todas las cremas son iguales; aquí también entra el marketing y el I+D a solucionar manías varias. Existen las de tacto cashemere, para mujeres que dan mucha importancia a la cosmeticidad y que quieren una galénica espectacular y también las de tacto sorbete. Estas son más adecuadas para pieles mixtas o grasas ya que son geles. O mejor dicho, se obtienen por la gelificación de un líquido acuoso u oleoso y pueden contener hasta un 99 por 100 de agua, por lo que poseen propiedades muy apreciadas como frescor, sensación de hidratación y ausencia de efectos grasos. Son ideales para mujeres y hombres con piel grasa y mixta y también convienen a cualquier piel no demasiado seca en los meses de más calor.

Al otro lado de la balanza cosmética, están los fluidos, entre los que encontraríamos esta tendencia nueva del tratamiento líquido o casi líquido. "Estas aportan una textura suave y ligera que penetra inmediatamente y matifica la piel, sin dejar película grasa. A diferencia de la crema, la textura del fluido y la sensación de frescor que genera son más agradables en climas cálidos", apunta el Dr. Arenas. Para aplicar los fluidos de forma correcta, se recomienda esparcirlas con las manos ejerciendo presión con las palmas sobre la piel, sin frotar, simplemente apoyándolas con suavidad para que el producto penetre.

Para todas aquellas amantes de la textura semi-líquida y de las lociones de belleza cargadas de activo, he aquí una selección de las mejores:

Ceramidin Liquid, Dr. Jart+ (37,90€ / 150 ml. / En Sephora)
Tratamiento líquido Énergie de Vie, Lancôme (60€ / 50 ml.)
Fluido activador de hidratación, Sephora (18,50€ / 50 ml.)
Ultimate The Emulsion, Sensai de Kanebo (270€ / 60ml.)
Triple Performing, Benefit (34,90€  / 50 ml./ En exclusiva en Sephora)
Emulsión Ecologique, Sisley (134,65€ / 125 ml.)

Ver más imágenes

bt-IWC-0617 APP Bazaar bt-ELauder-0517 Boton Siguenos en Facebook
Ver más articulos