Buscador
cerrar

Un contorno de ojos para cada problema: lo importante está en la mirada

¿Vitamina E para los signos de fatiga? ¿Ácido hialurónico para las primeras arrugas? ¿Qué debo aplicar para las rojeces alrededor de los ojos? Hay tantos problemas como tipos de piel pero, tranquila, todos encuentran solución en la cosmética.

Garbiñe Continente
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
GooglePlus
Pinterest

3614271635945_Energie_de_Vie_Eye_Gel
rostro-egf-eye-serum-1_1024x1024
16-large_default
258_l
Captura de pantalla 2017-10-13 a las 17.00.53
Captura de pantalla 2017-10-13 a las 17.01.42

Ver más imágenes

Los ojos son el espejo del alma. Este es un refrán que se ha transmitido de generación a generación y que, aun a día de hoy, influye directamente en el cuidado diario. El estado de nuestros ojos, el maquillaje que aplicamos cada día para potenciar nuestra mirada o el aspecto de la piel que rodea la zona ocular son algunas de las preocupaciones estéticas con mayor peso para la mayoría de mujeres. La aparición de las primeras patas de gallo, cómo combatir las malditas ojeras o la batalla contra las bolsas y otros signos de fatiga y cansancio se han convertido en nuestra prioridad (siempre hablando en términos de estética).

Y con el aumento de la preocupación, hemos vivido la proliferación de tratamientos específicos para el contorno de los ojos. Términos como aceite de aguacate, ácido hialurónico, vitamina E, aceite de rosa de mosqueta... son habituales en muchos productos destinados a la mejora del estado de la zona ocular. Pero, ¿qué producto elegir para cada problema? ¿debo decantarme por el mismo contorno si tengo ojeras o si busco tapar las primeras arrugas? En la mayoría de los casos, no; por ello, es esencial conocer las bases de cada uno de los problemas que podemos sufrir en el contorno de los ojos para poder paliarlo con el tratamiento adecuado.

Tal y como nos explica la dermatóloga Paloma Cornejo, lo primero que debemos tener en cuenta es que "la piel que hay alrededor de los ojos es mucho más fina, y por tanto, más sensible que la del resto del rostro. Los párpados y el contorno ocular están expuesto a un movimiento continuado, lagrimeo, sol, retención de líquidos que los hincha y deshincha. Por tanto, requieren de un cuidado diario especial y atención especializada a los diferentes problemas".

Entre los problemas más comunes destaca, en primer lugar, el enrojecimiento o descamación en el lagrimal o contorno del ojo. Tal y como amplía la doctora, "suele ser consecuencia directa del mal uso o reacción alérgica de cosméticos y productos para la higiene diaria; en otras ocasiones, aparecen por problemas con la glándula lacrimal e incluso por defectos de refracción". Otro de los problemas más incómodos y difíciles de combatir es el relacionado con los xantelasmas, esos depósitos amarillentos de células llenas de colesterol en los párpados; en el 50% de los casos los pacientes sufren de hipercolesterolemia. Este problema, explica la doctora Paloma Cornejo, "se combate con un tratamiento basado en la vaporización a través de láser, extirpación quirúrgica o destrucción con ácido ya que no desaparecen solos".

Y en el otro extremo, estarían los problemas relacionados con la edad, el envejecimiento cutáneo o la deshidratación excesiva, que son además los problemas más comunes a combatir en la sociedad actual: ojeras, bolsas y patas de gallo. En primer lugar, la doctora Cornejo hace incidencia en la importancia de saber diferenciar los distintos tipos de ojeras: por un lado, estaría la ojera vascular, que tiene un color violáceo que empeora cuando la piel se estira y es común en personas con piel pálida y muy fina; la ojera pigmentada, provocada por un aumento de melanina en la piel de los párpados; y la ojera con el lagrimal marcado, que se debe, en la mayoría de los casos, a que con la edad se acentúa la depresión entre el canto interno del ojo hasta la mejilla. Las bolsas, sin embargo, "se producen por una herniación de la grasa orbitaria del ojo que protruye hacia delante empujando la piel del parpado inferior", nos explica la dermatóloga.

Es decir, no se puede utilizar un mismo producto o tratamiento para los múltiples problemas que podemos encontrarnos en la zona del contorno ocular. Lo que la doctora Paloma Cornejo sí recomienda es utilizar un contorno de ojos a partir de los 25 años, independientemente del tipo de problema o lo desarrollado que esté, para evitar que se acentúe. "En el caso de la ojera pigmentada se pueden utilizar despigmentantes específicos para la delicada piel del párpado mientras que para las ojeras violáceas o vasculares se emplearán contornos ricos en vitamina K y densificadores de la piel", nos explica la especialista. Además, incide en la importancia de algunos nutrientes o componentes muy concretos como el ácido hialurónico, para combatir el surco marcado, o tratamientos a base de peelings y láser para acabar con la ojera pigmentada.

Aquí, algunos de los mejores tratamientos de cosmética para cada problema:

Etiquetas: Belleza
bt-LaMer2 APP Bazaar bt-Inneov1017 Boton Siguenos en Facebook
Ver más articulos