Buscador
cerrar

Ampollas de belleza: la nueva obsesión coreana

Pequeñas botellitas con una fuerza para la piel que no tiene rival. Si las más expertas en activos las veneran, por algo será. Te contamos dónde y cuándo surgieron y cómo usarlas para sacarles todo el potencial.

Mamen InfanteFotos: Cortesía de las marcas
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
GooglePlus
Pinterest

Ampoule Concentrates, Babor (entre 25 y 50€ / tratamiento una semana)
Be+ Ampollas de vitamina C Pura 15% (27,80€ / 10 ampollas de 2 ml. / en farmacias)
Sesderma AcGlicolic (29,95€ / 20 ampollas)
Special Event Glow de Haute Custom Beauty (105€ / en JC Apotecari)
Hyaluronic Acid 1% de Montibello (24€ / 7 ampollas de 2ml)
Germinal Acción profunda Colágeno y Elastina

Ver más imágenes

Cuentan quienes las siguen de cerca que las coreanas, actuales gurús de la belleza mundial, están que matan por ellas. "Ellas" son las ampollas concentradas, cuyo formato para el sector de la belleza fue ideado por la marca alemana Babor en los años 50. En España poco nos tienen que enseñar sobre estas soluciones de apenas dos mililitros, ya que la empresa Germinal fue pionera en venderlas como propuesta flash y hoy es líder en el mercado. Tal y como cuentan desde la propia compañía patria, 1980 fue el año en que se pusieron a la venta las primeras ampollas de acción inmediata: "Con ellas llegó la revolución. Todas las mujeres iban a la farmacia a comprarlas cuando tenían un evento especial. Su fórmula procede de Francia donde eran conocidas como "rayon du soleil" (rayo de sol). Su gran éxito fue casi inmediato y ha perdurado hasta la actualidad, donde sigue siendo uno de los grandes secretos de belleza de miles de mujeres". Aunque es la marca alemana Babor, que presume de vender 20 millones de ampollas al año, quien puede decir que las inventó. Su línea se llama BABOR Fluids acaba de ser reformulada.

Mensaje en una botella
¿Por qué será que las coreanas, avanzadas en formatos cada vez más originales y novedosos, recurren a la prehistoria de la cosmética? Porque funcionan. Ni más, ni menos. Sus fabricantes definen las ampollas como avanzadas fórmulas concentradas que garantizan resultados. Tendríamos que saber en qué posición se colocan dentro del régimen de belleza de diez pasos que siguen en Seúl. Pronto lo sabremos. De momento, desentrañemos el objeto de su interés. Lo primero, que son más potentes que un suero, con lo que eso supone para una personalidad ultra-exigente con su piel como lo es la coreana. Además de hidratar en profundidad (algo de importancia transversal a todo tratamiento de belleza diario) consiguen efectos inmediatos y duraderos sobre necesidades concretas de la piel: falta de luminosidad, poro abierto, sequedad... Si sólo las tenías en el radar como solución antes de una fiesta para que el maquillaje luciera mejor y durara más, que sepas que las ampollas tienen todavía mucho que contarte. Para ir ahondando en detalles, un ejemplo: suelen contener alta concentración de un activo específico que consigue restaurar, corregir o regenerar la piel. Cuando decimos que son 'súper concentradas' aludimos a porcentajes de ingredientes que, en ocasiones, llegan al 50%, lo cual es mucho en comparación con la mayoría de los sueros y el 100% de las cremas. Por eso van en botellitas de dos mililitros escasos.

Modo de uso
Si quieres sacarles todo el partido, pon empeño en hacer una buena limpieza previa tanto por la mañana como por la noche. Es mejor introducirlas en la rutina nocturna, donde la piel está más receptiva. Puedes usarlas para realizar un masaje sobre el rostro, ya que son fluidos un poco viscosos que no van a irritarte aunque hagas muchas pasadas, o ponerlas sobre una mascarilla de celulosa y dejarlas absorber por la piel.

¿Quieres elegir la rutina de ampollas que cambie tu piel? Hemos elegido las mejores:

APP Bazaar Boton Siguenos en Facebook bt-Inneov1017
Ver más articulos