Harper's Bazaar
Buscador

Verdades y mentiras sobre la cosmética natural

¿Es lo mismo cosmética vegetal que natural, ecológica, biológica o vegana? Arrojemos luz sobre un tema no siempre bien explicado.

Mamen InfanteFotos: Cortesía de las marcas
Imprimir
Pantalla completa
Twitter
Facebook
GooglePlus
Pinterest

Una parte de las consumidoras quiere cosmética 'limpia' pero ante tanto claim marketiniano se encuentra como un pulpo en un garaje. Buscan que en sus cosméticos haya menos ingredientes sintetizados en laboratorios (lo que vulgarmente llaman 'químicos' o mal-llaman 'tóxicos'), nada de parabenos, menos perfumes artificiales, las mínimas siliconas... En definitiva, una mayor presencia de ingredientes naturales y procesos más respetuosos con los animales y el medio ambiente. Erróneamente o no, piensan que una crema, al ser natural, será más segura para su piel. Pues no. Las empresas que no hacen cosmética ecológica igualmente tienen que ser seguras para la piel. Ahora bien, otra cuestión es preocuparse por el desarrollo sostenible, el cuidado del medio ambiente, la explotación de animales... Y no conviene mezclar conceptos. Para empezar, sepamos por qué y de qué forma se venden cosméticos ecológicos. Para saber si la marca que estás comprando cumple los requisitos, una buena forma de guiarse es mirar el sello que tienen pegado en el packaging. O, si no tiene ningún sello, directamente leer sus ingredientes.

El sello Ecocert
Hasta ahora son sellos de entidades privadas los que rigen este mercado. Sin embargo, en España pronto cambiará este panorama. Paula Gugliotta, creadora de APOEM, se adelanta a la llegada de la futura Normativa ISO 16128 de cosmética natural y desvela cuáles serán los cambios. Esta nueva normativa estandarizada, independiente e internacional, será válida para 225 países y hará más transparente la cosmética 'natural'. Pero comenzando por el comienzo, podemos afirmar que el hecho de que una crema facial sea considerada 'bio', 'eco', 'natural' no la hace más segura. "Cualquier cosmético comercializado ha de ser seguro por ley, independientemente del grado de naturalidad o no de los ingredientes. Se intenta vender el concepto de que “más natural es mejor” y eso no es necesariamente cierto", afirma Paula Gugliotta, creadora de APOEM. Así que ¿cuál será, a partir de la implantación de esta normativa, el mensaje a transmitir? "Que las empresas cosméticas contarán con unos estándares globalmente aceptados sobre lo que se considera o no natural y eso ayudará a unificar el mensaje que recibe el consumidor, muchas veces abrumado por la cantidad de criterios, sellos y demás formas de comunicación sobre productos cosméticos naturales y orgánicos. En el caso de APoEM, podremos decir que nuestros productos contienen más del 95% de ingredientes naturales basándonos en los parámetros de la ISO 16128. No es obligatorio, pero lo haremos porque consideramos que el uso por parte de las empresas cosméticas también ayudará a la divulgación y conocimiento por el consumidor", resalta Gugliotta. Entonces, ¿podrá darse el caso de firmas “naturales” que quedarán fuera de esta regulación? "Sí, y habrá muchas sorpresas. Se pondrán en evidencia marcas que asociamos a máxima naturalidad y que no serán capaces de cumplir con la nueva normativa. Quizá tengan hasta tres sellos, pero luego en su composición se detectan activos o ingredientes que no son de origen natural. No decimos que esto sea malo, pero sí que es un engaño para con el consumidor", advierte la creadora de Apoem.

¿Natural o ecológica?
Hasta que llegue ese momento, tenemos Ecocert. En España, nos regimos por este sello, que es común a toda Europa. Este organismo creó y ya depositó el estándar "Cosmética natural y ecológica" en 2003. Afirma que para que un cosmético sea certificado oficialmente como ecológico debe obligatoriamente llevar la mención "Cosmético ecológico y/o natural certificado por Ecocert" y puede o no mostrar el logotipo de certificación Ecocert. Los criterios para esta mención están entre los más exigentes del mercado: Un 95% de ingredientes naturales como mínimo en el producto final. Ausencia de transgénicos, parabenos, fenoxietanol, ingredientes de origen petroquímico o sintético; ausencia de pruebas de productos finales en animales. Todo el proceso de fabricación está controlado, hasta el envasado, y los embalajes y embalajes secundarios deben ser biodegradables o reciclables. El etiquetado para el consumidor debe ser transparente. El pliego de condiciones define dos niveles: cosmética natural, por un lado, y cosmética ecológica, por otro. Para obtener la etiqueta " natural", un porcentaje mínimo del 5% de todos los ingredientes debe proceder de la agricultura ecológica (y un mínimo del 50% de los ingredientes vegetales de la fórmula). Para la de "ecológica", un porcentaje mínimo del 10 % de todos los ingredientes debe proceder de la agricultura ecológica (y un mínimo del 95% de los ingredientes vegetales de la fórmula).

El entorno importa
Y mucho. El pliego de condiciones de Ecocert se elaboró de manera concertada con todos los actores del segmento: expertos, proveedores, fabricantes, distribuidores, consumidores y organismos de desarrollo. Actualmente, se brinda apoyo a más de 1.000 empresas en su proceso de certificación. Para garantizar un producto cosmético respetuoso con el medio ambiente, el estándar impone que se usen ingredientes procedentes de recursos renovables y transformados por medio de procedimientos respetuosos con el medio ambiente. Se comprueba la ausencia de transgénicos, parabenos, fenoxietanol, nanopartículas, silicona, PEG, perfumes y colorantes sintéticos, ingredientes de origen animal (excepto productos naturales en sí mismos: leche, miel. etc.). También se asegura del carácter biodegradable o reciclable de los embalajes. Además, se exige un umbral mínimo de ingredientes naturales y procedentes de la agricultura ecológica. ¡Ojo! Ciertos ingredientes muy presentes en los cosméticos (agua, sales, minerales) no pueden certificarse como ecológicos puesto que no proceden de la agricultura. Por ejemplo, los champús y ciertas cremas, compuestos en su mayor parte de agua, contienen entre un 10% y un 40% de ingredientes ecológicos y siempre un 95% de ingredientes naturales. Un aceite esencial, que no contiene agua, puede contener hasta un 100% de ingredientes ecológicos.
Existen más sellos que seguramente verás en algunas de tus cremas. Soil Association es un Organismo de certificación de productos ecológicos de Inglaterra que controla y promociona la agricultura orgánica y sostenible. O, por ejemplo, Cosmebio, que sólo las marcas francesas pueden obtener. Hay otros alemanes, americanos... Todas estas certificaciones ecológicas han adquirido una gran importancia dentro del universo de la cosmética biológica y natural pero en España seguimos dentro de Ecocert.

El capítulo vegano
Por otro lado, está la cosmética vegana. Es aquella que no se testa en animales ni contiene ingredientes procedentes de animales ni productos generados por ellos como la leche, la miel o la lanolina. Tampoco permite el uso de derivados animales que provengan de vertebrados (aceite visón, grasas animales, colágeno…). Existe el sello llamado Vegan, que lo da la Vegan Society, una asociación que promueve la reducción del uso de animales y que proporciona información y orientación a todos los que estén interesados en el veganismo. Su sello data de 1990 y está reconocido a nivel internacional.

Algunos productos que nos apasionan y tienen sello Ecocert son éstos:

11 cosméticos con sello Ecocert
Tea tree & eucalyptus nº 1 exfoliant face mask, Apoem (39€)
Mádara Become organic set (19,90€ / En cocunat)
Cake, Reverie (74€)
Contorno de ojos regenerador intensivo, Bioxán (48€)
Geles de baño, Patyka (25€ cada uno)

Ver más imágenes

Categoría: Escuela de belleza y Listas
Boton Siguenos en Facebook

+ Compras

Ver más articulos