Harper's Bazaar
20 Minutos
A. SAN PABLO | 14/7/2013

Soluciones para pieles grasas

Aprende a tratar tu piel con los mejores consejos

Brillos, puntos negros, exceso de sebo... ¿Te suena? En ese caso, es muy probable que la piel de tu rostro sea grasa. El origen de este tipo de piel está ligado a una producción excesiva de sebo por parte de las glándulas sebáceas, que puede estar determinada por factores hormonales, ambientales, dieta... Se trata de un problema difícil de tratar, ya que se origina a menudo en el interior del cuerpo. Sin embargo, hay muchas cosas que puedes hacer para mejorar el aspecto de tu piel.

Lo primero que debes preguntarte es si tu rostro es verdaderamente graso. Si la producción excesiva de sebo se localiza en la llamada 'zona t' (frente y nariz), mientras que el resto de la piel es normal, tu piel es mixta y no grasa, y por tanto necesitará unos cuidados diferentes. Si, por el contrario, el sebo se localiza en la mayor parte del rostro, estás ante una piel grasa.

Seguir una correcta rutina de higiene facial es la clave a la hora de minimizar los problemas que sufren las pieles con exceso de sebo. Todos los días, mañana y noche, debes seguir estos pasos: limpiar la piel, aplicar un tónico, hidratar y, al menos una vez a la semana, exfoliar.

Limpieza


Este primer paso es absolutamente fundamental para las pieles grasas. Con la limpieza facial, nos deshacemos del sebo que se haya acumulado en la piel y conseguimos que los poros 'respiren'. Además, librando la piel de impurezas la preparamos para que los tratamientos posteriores penetren en la piel con más facilidad.

Es importante realizarla por las mañanas (para deshacerse de la suciedad acumulada durante la noche) y por las noches (para eliminar los posibles restos de maquillaje y grasa que pudiera tener). Pero no cualquier producto sirve para realizar la limpieza: no recurras al jabón tradicional, sus ingredientes son demasiado irritantes para la piel del rostro y puedes conseguir el efecto contrario (que la piel, para defenderse de la agresión, produzca más cantidad de grasa).

Límpiate bien las manos antes de que entren en contacto con el rostro, así evitarás que puedan trasladar bacterias, y recurre a una fórmula en gel o mousse, preferiblemente que cuente entre sus ingredientes con ácidos como el glicólico y el salicílico, perfectos para exfoliar suavemente la piel y regular la producción de grasa. Para aclarar el producto, hazlo con agua tibia, el agua caliente estimula la aparición de sebo.
Gel limpiador 'Blue Herbal', de Kiehl's. Con ácido salicílico, corteza de canela y aceite de raíz de genjibre, PVP: 19,50 €

'Pure Active Fruit Energy' de Garnier, gel limpiador energizante con Pomelo, Granada y Vitamina C. Contribuye a iluminar la piel, PVP: 3,99 €

'Gel Purificante Limpiador' de Vichy, rico en ácido salicílico, limpia y purifica la piel a la vez que desobstruye los poros


Tónico


Tras la limpieza, el siguiente paso sería aplicar un tónico que cierre los poros y termine de limpiar la piel de impurezas. Actualmente, los profesionales se encuentran divididos a propósito de la eficacia del tónico: hay quienes lo consideran un gran aliado contra la grasa y quienes opinan que son demasiado irritantes para el rostro y sólo consiguen que la piel reaccione y produzca más sebo. En cualquier caso, debe ser tu propia experiencia la que determine si un tónico es adecuado para ti o no lo es.

Eso sí, recuerda que el tónico ha de ser siempre sin alcohol para evitar irritaciones. El agua micelar puede ser una gran opción para suplir al tónico, ya que limpia de manera suave y sin irritar.
'Sébium H2O' de Bioderma, agua micelar específica para pieles grasas. Purifica la piel sin resecar. PVP: 15 € aprox.

'So Totally Clean', de Formula 10.0.6. Tónico y limpiador dos en uno para pieles grasas. Purifica la piel y cierra los poros, PVP: 10 €

'Loción clarificante nº4' de Clinique. Para pieles muy grasas, elimina los restos de suciedad y trata el acné. PVP: 23 €


Hidratación


En lo referente a la hidratación de las pieles grasas, existe un sinfín de datos erróneos y recomendaciones poco acertadas, como la creencia de que este tipo de pieles no debe usar productos hidratantes. Lo cierto es que la hidratación de la piel (es decir, su capacidad para retener agua) no tiene que ver con la producción de sebo, y por tanto si no utilizamos un producto para tal fin acabará deshidratándose y producirá más grasa para compensar la sequedad. ¿La clave? Utilizar fórmulas 'oil free' y matificantes que mantengan los brillos a raya durante todo el día.
'Fluido Regulador Ultramatificante' de Clarins. Purifica la piel y la mantiene libre de brillos gracias a los extractos naturales de laurel, tilo y lantana de Madagascar. PVP: 29 €

'Loción Hidratante Purificante de Árbol de Té' (10 €), de The Body Shop. hidrata sin aportar grasa, mientras que el extracto de árbol de té deja la piel libre de bacterias

'Gel-Crema Hidro-Matificante' de Germaine de Capuccini, hidrata las pieles grasas y regula el exceso de sebo. Con ingredientes anti-descamación. PVP: 25 €


Exfoliante y mascarilla


Los expertos suelen recomendar una exfoliación a la semana para contribuir a la renovación de la piel de manera eficaz. En el caso de las pieles grasas, la frecuencia puede aumentar a dos o tres veces a la semana, ya que este tipo de piel es más gruesa y resistente. Lo más tradicional son los exfoliantes mecánicos, con pequeños gránulos que levantan las pieles muertas. ¿Y lo último? Los exfoliantes químicos, con ácidos (glicólico, láctico...) que realizan la misma acción sin tener que frotar.
'Glyco Extreme Peel' de Natura Bissé, exfoliante con ácido glicólico de efecto renovador y antiedad. PVP: 142 €

'Gommage & Masque Eclat' de Sephora. Tras la exfoliación, se deja actuar a modo de mascarilla para un doble efecto. PVP: 8,50 €

'Dark Angels', exfoliante con carbón y azúcar moreno de Lush. Absorbe la grasa y elimina las pieles muertas, PVP: 8,95 €


En cuanto a las mascarillas, si bien no son un indispensable de belleza pueden ayudar a mejorar numerosos problemas, especialmente el exceso de grasa en la piel. Utiliza como mucho una a la semana y asegúrate de que entre sus ingredientes hay reguladores del sebo y purificantes.

También puedes fabricarte tu propia mascarilla casera. Una de las más efectivas para pieles grasas es la mascarilla de aspirina: machaca dos o tres aspirinas hasta reducirlas a polvo y mézclalas con un poco de agua. Extiende la mezcla sobre la piel haciendo masajes en círculos y deja que el ácido acetil-salicílico realice una suave exfoliación sobre la piel.
'Peel Mud', mascarilla de limpieza profunda de Sepai. Con caolín y ácido salicílico, elimina las impurezas, limpia los poros y regula el exceso de grasa. PVP: 95 €

'Visible Difference Peel & Reveal Mask' de Elizabeth Arden, mascarilla tipo 'peel off' que exfolia el cutis y previene contra el envejecimiento


Otros ayudantes


Además de la rutina de belleza diaria, existen en el mercado productos destinados a ayudar a las pieles grasas cuando más lo necesitan. Es el caso de los papeles matificantes, una eficaz herramienta cuando los brillos del rostro hace su aparición. Están especialmente diseñados para absorber el sebo sin llevarse por delante el maquillaje, así que son lo más útil para retoques puntuales. Y si, a pesar de todos los cuidados no puedes evitar que aparezca algún inoportuno grano, los sticks secantes conseguirán hacerlos desaparecer en el menor tiempo posible.
'Sun Club Oil Control Paper' de Essence. Papeles antibrillos. PVP: 2,49 €

'Boo Boo Zap!' de Benefit, seca y reduce la apariencia de las imperfecciones. PVP: 19,50 €


Clinique (Marca)

Kiehls (Marca)

Garnier (Marca)

Vichy (Marca)

Clarins (Marca)



Sephora (Marca)

Lush (Marca)

Essence (Marca)

REACCIONES EN TWITTER
SÍGUENOS
ÚLTIMOS ARTÍCULOS