María Muñiz

Victoria Beckham: una ‘runner’ con tacones (y mucho humor)

A raíz de la suma de fuerzas con la firma deportiva, la diseñadora deja su característica seriedad a un lado para dejar salir su faceta más divertida a través de su cuenta de Instagram.

A pesar de que Victoria Beckham parecía haber jurado, haciendo honor a su puesto de 'Spice Pija', no cambiar jamás sus stilettos por unas deportivas, las tornas han cambiado. Y es que quién, en este siglo XXI tomado por las redes sociales, no ha combinado nunca un sastre con sus zapatillas blancas e incluso un elegante vestido con ese calzado que años atrás sólo serviría para salir a correr. Por ello, Victoria, como buena conocedora de que la moda se encuentra en continuo cambio, no sólo decide ya calzarse unas 'sneakers' en alguna que otra ocasión, sino que se une a Reebok en una colección por y para las mujeres. 

Sin duda, de nuevo un giro de 180 grados en la trayectoria de la actriz que supone toda una transformación a esas piezas y colecciones cargadas de sobriedad con las que Victoria conquista la pasarela. Pero es que, si algo tiene claro la modista inglesa es que para conseguir éxito más vale respetar aquel mandamiento de "renovarse o morir".

De hecho, la autora de 'Wannabe' es el claro ejemplo de que un cambio de aires nunca viene mal. Si ya la vimos sacar su lado más tierno cuando su primogénito abandonaba el nido para convertirse en un fotógrafo de provecho en la universidad, ahora es esta colaboración con Reebok la que nos hace partícipes de que tras esa seriedad y orgullo que tanto la caracterizan se encuentra también un gran sentido del humor y la capacidad de reírse de sí misma. Prueba de ellos son sus recientes publicaciones en Instagram, donde la vemos echarle una carrera sobre la cinta a un maniquí o convertirse en una más del elenco de Matrix mientras abre su abrigo como en una escena de película para dejarnos ver el secreto que guarda. Por supuesto, copando miles de "me gusta" en un abrir y cerrar de ojos.

   

Así, esta nueva aventura profesional llega en un momento de transformación total para la diseñadora, que, como ha más que demostrado, se atreve con cualquier reto que se le presente. Así, después de haber colgado su uniforme de Spice Girl, haber dado un golpe de volante hacia le mundo de la moda con su firma homónima, y de nuevo cambiar el rumbo dirección al universo de la belleza en su colaboración con Estée Lauder, Victoria vuelve a izar velas con el fin de ahora abrazar el deporte con la misión de "crear diseños que no sólo gusten a las mujeres sino que las hagan sentirse más seguras de sí mismas", tal y como reza el anuncio de la colaboración. En definitiva, una vez más con la premisa de empoderar a las mujeres invitándolas a encontrar su mejor versión abrazando sus imperfecciones.